El “vuelo de la mariposa”

Cuando probé la técnica me propuse aprender más sobre ella, estudiar otras parecidas y sacar mis propias conclusiones al respecto.

He leído, comparado, experimentado, escrito y comentado con otras personas que han probado eso que se ha dado en llamar “el vuelo”. He buscado y analizado todo lo que he podido sobre estados alterados de conciencia. Incluidos los producidos por fármacos, los experimentos con LSD, peyote y otros alucinógenos. Eso sí, sin probar ninguna droga.

Después de un cuarto curso de Hemi-Sync, de dos días seguidos haciendo ejercicios de meditación, de más de 15 horas de remover energías, de conseguir en ocasiones alcanzar así estados alterados de conciencia, vuelvo a opinar sobre  “el vuelo de la mariposa”.

Me parece una mezcla de técnica y práctica psicológicas  que intenta ser parapsicológica. Una mezcla entre relajación, sugestión y sesión mediúmnica donde el medium es uno mismo.

Es parecidísima a las que cito en la página “Otras técnicas similares“, especialmente lo que se dice de las regresiones de Weiss. Lo único que cambia es que la sugestión no lleva al sujeto hacia vidas pasadas, sino a la dimensión donde pueden estar sus seres queridos.

Por lo que sé, era una técnica aplicada por un terapeuta a los pacientes en duelo, que se ha imitado y ampliado, de forma amateur, por padres dolientes.

Creo que puede ayudar en el proceso de duelo siempre que la gente no se obsesione.

No hay que olvidar que quienes lo dirigen y practican no son terapeutas. Ni tienen código deontológico que asegura la confidencialidad (de hecho, publican vuelos en la red), ni los conocimientos necesarios para sobrellevar un posible brote psicótico o neurótico, estadísticamente esperables en prácticas como ésta que llevan a estados alterados de consciencia.

Tienen que tener cuidado especialmente  las personas influenciables, muy solas, agobiadas, predispuestas…Los principales factores de vulnerabilidad, son exactamente los de los que son absorbidos por sectas. Pueden sentirse absolutamente dependientes.

No me parece aceptable que se emplee a niños como sujeto de la técnica. No quiero ni pensar en las consecuencias que puede tener para su psique sin terminar de formar. Y menos aún que los usen en “vuelos colectivos” y los expongan a las preguntas y la angustia de varios adultos a la vez.

Si el sujeto “vuela” para otros, se le está obligando a hacer de medium. ¿Cualquier persona tiene esa capacidad por el simple hecho de relajarse?

Y no creo, sigo no creyendo,  que en un vuelo “se conecte” con otro plano una hora y media. Supongo que puede haber alguna idea inspirada, como en cualquier meditación, pero habría que mirarlo todo con suma prudencia. Por eso no confío en  ”vuelos mediúmnicos” para grupo, donde se pregunte por unos y por  otros, sino en la técnica para uso individual. Preferiblemente con un guía que condicione lo menos posible, por cierto. Pero ya digo, es como cualquier tipo de meditación. Y las ideas que lleguen deberían  pasar luego  por los filtros del sentido común.

De hecho, hay una técnica muy similar, que usan los espiritistas, y ni ellos se atreven a decir que se entra en contacto total.

Aseguran que a base de práctica, se puede conseguir alguna respuesta. Sin embargo  -según dicen- pocas veces en la vida, de los familiares fallecidos; un poco más a menudo de los “maestros espirituales”; a veces,  del subconsciente. Piden que se estudie con detenimiento, para no caer en creencias absurdas y que se acepten, en todo caso, las válidas  como ayuda espiritual, para progresar, y cosas tales  en ese sentido. Insisten en que la mayoría de las veces llegan ideas con símbolos que se van comprendiendo a lo largo de otras meditaciones,  en espacios largos de tiempo y de práctica. Y que no hay que obsesionarse con hallar la “solución”, porque llega sola cuando es verdadera y necesaria.

Como el tema de los estados alterados de conciencia sigue siendo uno de mis favoritos, la lista de cosas que continúo leyendo y trabajando sobre ellos es bastante larga. En lo que pueda, iré aumentando los enlaces en la página de Otras técnicas similares ya citada con lo que voy estudiando.

Respecto a esta práctica sui generis, sin embargo, no tengo ya nada más que decir.

Recobramos un poco de paz y de cordura en este mundo de locos.

Los dos últimos eneros tuvimos quedadas, pero este ya no. La vida nos va llevando a cada uno por el sendero correspondiente. Nos escribimos mensajes, nos llamamos cada vez más de tarde en tarde. Lo normal y lo sano. El pequeño grupito de dolientes ya es sólo uno de amigos que comparten un drama terrible, y que luchan por seguir adelante.

Del vuelo no sabemos nada desde hace siglos. No lo necesitamos.

S, la hija de una amiga querida, hace un vuelo donde conecta supuestamente con nuestro hijo. JL, que la dirige, aprovecha para intentar conducir nuestros pasos hacia donde él cree más conveniente. Usa a  la niña (es menor de edad), la creencia adicta y total del foro y nuestros posibles temores para coaccionarnos. “Casualmente” S.  en su vuelo encuentra a seres que opinan lo mismo que JL sobre el destino pre-escrito, las lecciones que da el dolor y que debemos aprender, y otras cosas que  le hemos dicho muchas veces que no creemos. Esto es más de lo que queremos soportar.

Además, en otro vuelo por encargo, a través de una tal F, también intenta coaccionar a R  (amiga querida también) para que haga un vuelo. Le dice haber visto a su niño de apenas 2 años llorando porque su mamá no quiere hablar con él empleando esa técnica.

Finalmente,  algunos foreros, su mujer, y él mismo, presumen de haber conectado con los espíritus recién fallecidos de Rocío Durcal, primero; de Rocío Jurado, después. Hasta hay quien habla con Carmina Ordóñez.

Entonces pido al foro que no se tome a mi hijo como disculpa para imbuir ideas a gente que está en duelo. Y vuelvo a escribir lo que opino de la técnica y el cuidado que hay que tener con las interpretaciones.

Se me acusa de querer destruir el foro (sic) y de querer destruir las esperanzas de mucha gente. Los adictos se han vuelto fundamentalistas. El vuelo ya no es una técnica, como ellos mismos escribían meses antes, sino una oración, un estado de gracia, un contacto con la divinidad.

Ante semejante locura, dejo de escribir y leer para siempre en su sitio, con algo más que esto, que no conservo, porque no lo consideré importante:


Veo que me atribuye B algo que yo no he llegado a decir. Así que siento discrepar.

Yo no he dicho que el vuelo sea una ilusión.

Lo que he dicho es que el subconsciente está ahí funcionando y NO TODO viene del otro lado. JL sabe que lo he dicho desde el primer vuelo que hice. Se lo puse por escrito al día siguiente.

Después del tiempo que ha pasado y de los vuelos que he hecho yo misma, que he dirigido y que he oído, creo que hay un porcentaje muy grande de subconsciente y que sólo una parte pequeña es inspirada.

Es peligroso tomar al pie de la letra TODO lo que se ve o se siente en un vuelo. Muchas cosas son simbólicas y deben interpretarse. Otras son, simplemente, reflejo de lo que somos, de nuestras mentes, cultura, tradiciones, prejuicios, etc… Pretender más es creer haber conseguido una comunicación directa, completa y continua con el Más Allá. Y eso nadie se ha atrevido a decirlo hasta ahora, ni los grandes santos, místicos o videntes de todas las religiones.

     

Un grupito de 11, en una casa rural, con Carol Sabick como instructora. Muy interesante.

Pero ya no quedan más cursos de fin de semana. No creo que hagamos juntos ninguno más.

Nos vemos varias veces para practicar juntos. Hemos descubierto que el grupo concentra energías.

A veces tenemos contactos; pero, sobre todo, sentimos la paz interior y que se nos recargan las pilas. Hacemos dos reuniones: una en Madrid y otra en Burgos.

Hemos conocido a gente estupenda. Creo que todos hemos hecho las cosas siempre con buena voluntad, pero no nos gusta el cariz que toman los acontecimientos.

No creemos que el vuelo sea una experiencia para grandes grupos. No creemos que se puedan hacer vuelos comunales por messenger. Nos da miedo ver cómo algunas personas que queremos y se habían llenado de ilusiones y esperanza se van hundiendo en la desconfianza.

Pero como sabemos que a algunos dolientes (sobre todo al principio, cuando están hundidos) les ayuda, no decimos nada. Lo que decía Unamuno en “San Manuel Bueno Mártir”.

Además, la técnica es buena aplicada individualmente. Sana las emociones, el shock, la angustia. Da profundidad y serenidad a las cosas.

Nos quedamos con lo bueno y procuramos no dejarnos afectar por lo negativo. En este mundo nada ni nadie somos perfectos. Y todo lo que pueda dar una chispa de felicidad inocua debe ser bienvenido.

Todos los que nos rodean y que empezaron con nosotros tienen las mismas sensaciones respecto al vuelo. Y nos las hemos ido callando por no quitarnos la ilusión unos a otros. Hasta que, finalmente, la verdad ha salido a la luz.

Es el momento de dejar ese grupo, ese foro y esas prácticas.

Una técnica que ayuda en el proceso de duelo

Si quieres conocer nuestra experiencia personal, ahí tienes escrito lo que nos pasó. Ten en cuenta que los artículos son cronológicos y los más antiguos son los primeros. Para saber en orden, debes leer al revés: de abajo a arriba.
Como técnica es muy interesante, pero no dejes que se convierta en tu religión, ni te obsesiones por los pequeños detalles.
Tampoco permitas que te imbuyan ideas, creencias o dogmas en los que no puedas o no quieras creer. Esta técnica es demasiado similar a otras tantas como para pensar en influjos divinos exclusivos.
Posee cualidades curativas, pero, como en toda técnica, el usuario tiene derecho a conocer los pros y los contras.
Ten cuidado con las grabaciones que se hagan en tu vuelo, porque no se te asegura la confidencialidad. Y si lo haces en la red, pueden conectarse varias personas. Dependes luego de su buena o mala voluntad.

Creemos que nuestros seres queridos nos esperan

Pero no que podamos comunicarnos con ellos a discreción. Sucede a veces y es una gran suerte y un enorme regalo.
Evidentemente, no pretendemos en absoluto negarle a nadie algo que nosotros mismos probamos.
La técnica puede servir de ayuda en el duelo. Pero no puede creerse que abrirá caminos de comunicación continua, que será como recuperar al ser querido que se perdió. El que se fue lo ha hecho para siempre. Queda la esperanza de que el amor seguirá uniendo las dos orillas.

En resumen: no nos gusta de “el vuelo”

que no se admita su componente de sugestión, el exceso de influencia externa del que dirige, la presión psicológica generada por las expectativas de los que están presentes y esperan recibir noticias de los del más allá, que se involucre a menores, el riesgo psicológico que se puede correr, la adicción que causa en personas predispuestas...
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.